Habitación de Nico - Parte 1

Por Luciana Sanchez

Como una imagen vale más que mil palabras, os enseño la habitación de la que partimos para crear nuestra habitación de bebé; como veis bastante alejado de lo que la mayoría tenemos en mente para recibir a nuestro recién nacido.

Y ojalá hubiera una opción para poder añadir olores porque la moqueta y las cortinas desprendían mucho olor a viejo…

Habitación del bebé cuando compramos la casa

Lo primero que hicimos fue un moodboard con los colores y artículos que nos gustaban

Antes de empezar a trabajar, siempre nos gusta tener una idea clara del resultado final de la habitación. Los colores son importantes, y por ejemplo elegir el color de pintura o moqueta inadecuado podría resultar en pérdida de dinero, y de tiempo. Y como ya os contamos en los post anteriores… tiempo era exactamente lo que NO teníamos. Cuando la instalación eléctrica estuvo terminada ya estábamos a un par de semanas de la fecha de parto.  

Después de buscar artículos online, y de jugar con diferentes combinaciones de colores, llegamos a este resultado. Como véis, el moodboard no tiene por qué ser complicado, pero debe tener en cuenta vuestros gustos y situación personal. En nuestro caso queríamos una moqueta que no fuera muy clara porque sabíamos que con el bebé podríamos tener “desastres”, y buscamos un papel de pared y una pintura que combinaran bien. El amarillo y el verde como toques de color para crear contraste. 

Moodboard habitación del bebé

También podéis ver la primera imagen del diseño 3D, que nos muestra cómo se quedarían los colores y el papel en la habitación.

Diseño 3D

Y una vez con todo planeado, incluso pintura, papel y moqueta comprados, es mucho más fácil llevar el plan a la acción sin sorpresas. En la foto de abajo podéis ver que incluso teníamos la lámpara comprada (en el suelo, aún en la caja)

Lo primero fue deshacernos de esa moqueta y ese papel de pared, que ya habían servido su función con creces, lo cual nos produjo una gran satisfacción. Y sí… en este punto tuvimos ayuda de algunos familiares, porque teníamos los días contados, así que cualquiera que venía de visita sabía lo que le tocaba… tuviera o no habilidades.

Fuera moqueta y papel de pared

Después pintamos las paredes, todas menos la que elegimos para poner el papel de pared.

Queríamos un tono acogedor para deshacernos del frío del blanco, pero que a la vez fuera bastante neutro por si en el futuro quisiéramos reconvertir la habitación si fuera necesario. Este color Vancouver nos encantó, y a la vez combinaba a la perfección con el papel de pared.

Paredes pintadas

Como véis redecorar una habitación no es tan complicado siempre y cuando se tenga un buen plan. No os perdáis el resultado final en futuros posts.

De momento respondemos cualquier pregunta que podáis tener, y os dejamos con una de mis fotos ayudando a poner el papel de pared… a punto de dar a luz. Dicen que el ejercicio es bueno durante el embarazo… ¿no?

Ayudando con el papel de pared
¿Qué os ha parecido este post? ¿Os ha servido de inspiración? ¿Quizás estáis pensando en darle un cambio a una de vuestras habitaciones? No olvideis dejarnos un comentario, estamos deseando saber qué pensáis. 

Y si estás buscando un poco de ayuda para la decoración de casa, echa un vistazo a nuestros servicios o contacta con nuestro servicio de diseño de interiores online.

Diseño de interiores online desde 35 €

Deja un comentario